Un golpe de realidad.

Y como si de un sueño se tratara, unas vistas que apreciábamos pero no lo suficiente, dábamos por hecho que todo estaba al alcance de las manos, pero resulta que en un abrir y cerrar de ojos  nos dimos de bruces ante la realidad de que en esta vida definitivamente no tenemos nada y que nada, la nada e lo único que nos pertenece.

Preferíamos dejar para mañana las cosas porque estábamos más enfocados en el futuro, algunos batallamos por vivir en el presente más la sociedad se empeñaba en querer cultivar que el futuro era lo más importante.

El futuro no es definitivamente nada sin el presente. Y que el presente es un regalo de Dios o el universo o en lo que creas, que nos permite realmente tener la oportunidad de valorar lo realmente importante.

Y ¿Qué es lo realmente importante? Aquello que nos llena el corazón de dicha y de amor y eso cada quien tiene la oportunidad ahora de descubrirlo y cultivarlo.

El mundo se ha parado para que esa oportunidad coincida con la primavera, para que también florezca y muestre su belleza. .

Démonos la oportunidad de explorar y no llorar por ese futuro que no lo puedes controlar tú . ya vendrá ya lo abrazaras por ahora abraza este presente regalo de Dios, regalo de la vida, para realmente vivir!

Foto tomada desde cualquier lugar de Barcelona en pleno confinamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.